ADRIÁN VALLE DE LA PUENTE

EXPEDICIÓN OS BLANCOS. (I)

[Esta entrada pretende presentar de una forma sencilla la primera parte de mi residencia en Espacio Matrioska, ya que por varios motivos, decidí dividir mi estancia en Os Blancos en dos periodos de tiempo separados, lo que me permitía por un lado darle vueltas al proyecto de una forma más pausada, y también poder realizar y revelar fotografía analógica].

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

SEMANA 1.

El trabajo que estoy llevando a cabo habla del entorno de Os Blancos, tanto en su aspecto territorial como temporal, ya que explora los lugares que pueden encontrarse en el Concello, y también, de una forma más amplia, del tiempo que rodea a dichos espacios, sus historias populares y las huellas de las posibles vidas pasadas.

Desde una visión personal, no todo ha sido descubierto, y quedan lugares por cartografiar. En realidad de lo que habla el trabajo es de una forma de afrontar la vida desde una perspectiva de continuo descubrimiento.

Esta primera semana me ha servido para comprender un poco más cuáles son los objetivos fundamentales del proyecto Matrioska y lo extraordinario que resulta llevar a cabo desde hace dos años y de forma ininterrumpida una iniciativa así en el entorno rural.

Pero voy a dejar un poco de lado todas las experiencias enriquecedoras que he tenido en estos seis días, ya que las desarrollaré de forma más concisa más adelante, y me voy a centrar en el material de trabajo que he ido recopilando.

En el aspecto visual tengo un par de carretes analógicos que revelar y unas 500 fotografías digitales pendientes de revisión, aunque sin duda en lo que más hincapié hago en mi cuaderno es en la densidad de acontecimientos históricos y folklóricos que se encuentran latentes en cualquier lugar de la zona. Mientras que en otras partes de España los cuentos populares y las leyendas se comparten en grandes superficies de territorio, aquí, cada pequeño núcleo urbano tiene distinto material con el que trabajar. Resulta, en principio, completamente inabarcable para un viajero casual como yo hablar de todo, así que es necesario elegir. Me he centrado en la historia de la Reina Loba, una curiosa leyenda del Concello sobre un alzamiento popular, que da también nombre al festival que organiza Matrioska en Agosto, y cuyo origen desconocía por completo.

También encontré referencias en leyendas de la zona a O Ciprianillo, un libro mágico que supuestamente enseña cómo encontrar tesoros por España y Portugal, muchos de ellos escondidos en tierras gallegas, y que estoy tomando como punto de partida para el librito que realizaré sobre la estancia.

Ahora por delante quedan unos días de trabajo, un poco más intenso que el de esta semana ya pasada, realizando la serie de dibujos que conformarán el grueso del proyecto y finalmente la presentación del trabajo al colectivo, pero de eso ya hablaremos.

 

¿Viajar? Para viajar basta con existir. Voy de día a día, como de estación en estación, en el tren de mi cuerpo, o de mi destino, asomado a las calles y a las plazas, a los gestos y a los rostros, siempre iguales y siempre diferentes como, al final, lo son todos los paisajes.

Pessoa

 

Anuncios