Ana y Chucho

Ana Nan y Andrés Trillo

Durante nuestros días en Os Blancos bromeábamos con la idea de que acabaríamos escribiendo un post-póstumo, ¡y parece que al final así ha sido! Nos avisaron de que una vez te rodeas de los campos y montes gallegos la vida parece adquirir un nuevo ritmo, y lo cierto es que nos ha encantado dejarnos llevar por la tranquilidad que se respira allí arriba.
El proyecto ‘De caminantes y caminos’ nació con la idea de explorar, conocer y conservar la memoria colectiva de ciertas zonas que por uno u otro motivo nunca recibieron la atención que realmente merecían. En él nunca tuvieron cabida hechos históricos, datos geográficos u otros escritos a los que de una u otra manera cualquier enciclopedia dedica sus páginas, al contrario, nuestro propósito era el de rescatar las pequeñas historias que dieron sentido a sus gentes, los juegos de su infancia, los momentos de alegría y los de pena, los de trabajo y los de ocio, sus viajes, sus horas en el campo, sus miedos, y por supuesto también sus logros.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La primera parada de nuestro particular camino nos acercó Matrioska, a la zona sur de Ourense y a sus gentes, que nos acogieron como pocas veces habíamos visto y sentido. Llegamos hasta allí armados con un puñado de botes de cristal y un proyecto deliberadamente abierto al cambio, deseosos de iniciar las conversaciones que empezasen a darle forma, deseosos de oír, ver, conocer y compartir.
Los habitantes de Os Blancos, Aguís, Laureses y Fontearcada no dudaron en abrirnos sus puertas. Así, cada palabra, cada mirada, cada historia que escuchamos durante la primera semana caló muy profundo en nosotros. Teníamos claro que íbamos a aprender, no a enseñar, así que no tardamos en desechar toda idea preconcebida sobre la forma que el proyecto debía tomar para sentarnos sobre la mesa y trazar nuevas rutas. De esta manera llegamos a la necesidad de recoger de una forma más extensa las diferentes historias, puntos de vista y realidades de las que hablarían los botes. Así decidimos añadir a nuestro proyecto una pequeña publicación, dejando que los
contenedores de cristal pasaran a formar un índice visual compuesto con elementos simbólicos de cada uno de los capítulos del librillo.
Todo encajaba, los protagonistas de nuestras historias tendrían una representación directa en la obra, abstracta e íntima a partes iguales, al mismo tiempo que lograríamos conservar y difundir sus vivencias de una forma abierta y anónima, en forma de memoria colectiva de los pueblos, los caminos y sus caminantes.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Antes de despedirnos queríamos agradecer, al más puro estilo de carta de amor –cosa que en cierto modo, es–, el cariño y la acogida que nos ha dado la gente del pueblo y nuestras compañeras de aventuras durante la residencia (Anamnesis y Katiuskas).
Nunca olvidaremos esas historias transformadas en consejos de vida, esos paseos por la carretera, esas conversaciones ante una buena taza de té, los amaneceres rodeados de agua y las noches rodeadas de licores, guitarras y comida casera.
Tampoco podemos irnos sin mandar un pequeño gran guiño al equipo de Matrioska, que nos acogió en su casa y nos dió vía libre en su estudio. Hemos aprendido mucho de vosotrxs, chicxs; en el arte y en la vida; en lo individual, en lo colectivo, y en la buena mezcla de las cuatro anteriores.

Podéis ver online el fanzine en este enlace.

~ Comparte las historias emocionales de tu territorio ~
~ Conserva la memoria colectiva de tu camino ~

 

Anuncios

Katiuskas

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

[GAL]

Tras 8 intensos días nos Blancos coa familia Matrioska, e uns días máis para dixerir todo o
vivido e voltar as nosas casas, sentámonos no ordenador para contar algo de esta fermosa
experiencia.
A nosa chegada aos Blancos estivo chea de nervios, nas nosas cacholas só aparecía o
número 8, 8, 8…… 8 días de residencia que curiosamente coincide cun número moi
importante tamén para un marabilloso home dos Blancos que nos agasallou con parte da
súa historia entre outras moitas.
Coñecimos aos membros de Matrioska,e coincidimos con Ana e Chucho, outros dous
residentes cos que compartimos a nosa Resistencia ante tormentas e sarabia!! Dúas
persoas fermosísimas que tiñan un proxecto igual de fermoso e coas que compartimos
momentazos. Esas risas, cando ás 8:00 da mañá descubres que tes o cuarto inundado e
érgueste a baleira-la auga a base de cubos, fregonas e vasoira.
A nosa estancia foi breve pero intensa, pasamos os días percorrendo o pobo e falando coa
xente, para iniciar un dos piares do noso proxecto: as BiblioPersoas. Ali ofrecéronnos
historias de vida que falaban das migracións, dos retornos e da morriña pola terra e a
familia. Compartimos momentos de sorrisos e bágoas ao escoitar as historias que nos
ofrecían.
Despois da tormenta mental chegou a calma.Perdémonos no proceso, tentando buscar o
xeito ideal de presenta-lo noso proxecto e atopamos, finalmente, que volver ao punto de
inicio era a saída, facer o que sabemos e nos gusta, narrar historias.
Todo isto non puido ter sido mellor, namorámonos do proxecto e da xente que alí se atopa
somos moi fans!, as individualidades e o colectivo, e ese punto de unión co pobo.
Moitas gracias a todas e todos, foi un placer compartir esta experiencia!!
Longa vida a Matrioska!!!!


[CAST]

Tras 8 intensos días en los Blancos con la familia Matrioska, y unos días más para digerir
todo lo vivido, volvemos a nuestras casas, nos sentamos en el ordenador para contar algo
de esta hermosa experiencia.
Nuestra llegada a los Blancos fue llena de nervios, en nuestras cabezas solo aparecía el
número 8, 8, 8….. 8 días de residencia que curiosamente coincide con un número muy
importante también para uno maravilloso hombre de los Blancos que nos agasajó con parte
de su historia entre otras muchas historias.
Conocimos a todos los miembros de Matrioska, y también coincidimos con Ana y Chucho
otros dos residentes con los que compartimos nuestra Resistencia ante tormentas y
granizo!! Dos personas hermosísimas que tenían un proyecto igual de hermoso y con las
que compartimos momentazos. Esas risas, cuando a las 8:00 de la mañana descubres que
tienes el cuarto inundado y te levantas a vaciar el agua a base de cubos, fregonas y
escobas.
Nuestra estancia fue breve pero intensa, pasamos los días recorriendo el pueblo y hablando
con la gente, para iniciar uno de los pilares de nuestro proyecto: las BiblioPersoas. Allí nos
ofrecieron historias de vida que hablaban de las migraciones, de los retornos y de la morriña
por la tierra y la familia. Compartimos momentos de risas y lágrimas al escuchar las
historias que nos ofrecían.
Después de la tormenta mental llegó la calma. Nos perdimos en el proceso, intentando
buscar la manera ideal de presentar nuestro proyecto y encontramos, finalmente, que
volver al punto de inicio era la salida, hacer lo que sabemos y nos gusta, narrar historias.
Todo esto no pudo haber sido mejor, nos enamoramos del proyecto y de la gente que allí se
encuentra,somos muy fans!. Las individualidades y el colectivo, y ese punto de unión con el
pueblo.

Muchas gracias a todas y todos, fue un placer compartir esta experiencia!!
Larga vida a Matrioska!!!!