EVA GARCÍA HERRERO

TINGUINDO OS BLANCOS DE AZUL

PRIMERA PARTE

Llevo tres días en Espacio Matrioska y os voy a contar un poco todo lo que estoy viviendo.

Llegué sin tener unas expectativas claras o ideas preconcebidas de dónde me metía. Nada más llegar sólo me salía, decir, “¡alaa qué guay!”a todo lo que me iban enseñando.

La energía de este lugar es especial. Una casa muy acogedora, siempre personillas yendo y viniendo con cosas entre manos, cuando me levanto y abro la puerta me encuentro un huertecito y un señor espantapájaros, una perrilla y tres gatitos juguetones. Por las mañanas de camino al local los paisanos te saludan, y al llegar me encuentro con espacios llenos de luz y color, lienzos, dibujos y garabatos por todas partes. Lugares como éste te llenan de ilusión.


Levo tres días en Espacio Matrioska e vouvos a contar un pouco todo o que estou a vivir.

Cheguei sen ter unhas expectativas claras ou ideas preconcibidas de onde me metía. Nada máis chegar só me saía, dicir, “alaa que guay!”a todo o que me ían ensinando.

A enerxía deste lugar é especial. Unha casa moi acolledora, sempre personillas indo e vindo con cousas entre mans, cando me levanto e abro a porta atópome un huertecito e un señor espantallo, unha cadeliña e tres gatiños xuguetones. Polas mañás de camiño ao local os paisanos saúdanche, e ao chegar atópome con espazos cheos de luz e cor, lenzos, debuxos e garabatos por todas partes. Lugares como este énchenche de ilusión.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.


En cuanto a mi proyecto “Tinguindo Os Blancos de Azul” va avanzando. Vine con la idea de llevar a cabo un librito diario hecho con cianotipias, en el que recopilara plantas de la zona, pequeños objetos que llamaran mi atención, y que en su búsqueda me acercaran también a las personas que aquí habitan, a modo de herramienta para integrarme en el lugar. Normalmente mi manera de crear es bastante caótica e intuitiva, nunca sé cuál será el resultado final porque durante el proceso siempre ocurren cosas que no espero, fruto del azar, y que me gusta incorporar al resultado final, así que lo que salga de esto será un batiburrillo que intente transmitir la esencia de mi vivencia aquí. Es bonito cuando algunos de los chicxs matrioska se acerca a curiosear para ver en lo que ando y me lanzan ideas que a ellos mismos les surgen, cuando se interesan por la cianotipia y les explico cómo funciona y se unen a mí, o cuando llevamos a cabo un taller con los niños del campa de verano para plasmar las siluetas de las plantas que fuimos encontrado. Todo adquiere sentido cuando surge un intercambio. Además la creación fluye mucho más en lugares como éste, en el campo, con el ritmo de la vida rural, tranquila y pausada. Esta calma. Nos meten en la cabeza eso de ir a Madrid, a la capital, a buscar posibilidades porque es donde el arte se mueve, y ahí acabé yo, pero de pronto encontrar rincones como éste es muy motivador, porque siempre he pensado que el arte no debe pertenecer sólo a las galerías y a las grandes ciudades, el arte tiene que estar en la calle, en el campo, en la vida. Ayay, me pongo intensa, pero es que es muy bonito todo esto.

Continuaré informándoos acerca de esta aventura, ¡a ser felices!


En canto ao meu proxecto “Tinguindo Os Blancos de Azul” vai avanzando. Vin coa idea de levar a cabo un librito diario feito con cianotipias, no que recompilase plantas da zona, pequenos obxectos que chamasen a miña atención, e que na súa procura achegásenme tamén ás persoas que aquí habitan, a modo de ferramenta para integrarme no lugar. Normalmente a miña maneira de crear é bastante caótica e intuitiva, nunca se cal será o resultado final porque durante o proceso sempre ocorren cousas que non espero, froito do azar, e que me gusta incorporar ao resultado final, así que o que salga disto será un batiburrillo que tente transmitir a esencia da miña vivencia aquí. É bonito cando algúns dos chicxs matrioska achégase a esculcar para ver no que ando e lánzanme ideas que a eles mesmos xórdenlles, cando se interesan pola cianotipia e explícolles como funciona e únense a min, ou cando levamos a cabo un taller cos nenos da escola de verán para plasmar as siluetas das plantas que fomos atopado. Todo adquire sentido cando xorde un intercambio. Ademais a creación flúe moito máis en lugares como este, no campo, co ritmo da vida rural, tranquila e pausada. Esta calma. Métennos na cabeza iso de ir a Madrid, á capital, a buscar posibilidades porque é onde a arte móvese, e aí acabei eu, pero de súpeto atopar recunchos como este é moi motivador, porque sempre pensei que a arte non debe pertencer só ás galerías e ás grandes cidades, a arte ten que estar na rúa, no campo, na vida. Ayay, póñome intensa, pero é que é moi bonito todo isto.

Continuarei informándovos acerca desta aventura, a ser felices!

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s